domingo, 21 de septiembre de 2008

Luceros del camino

La realidad en ocasiones oculta su existencia. No podemos encontrarla, nos rodea invisible, jugando con nuestros sentidos, dejándose entrever tan solo para ridiculizarnos aún más.
La realidad no siempre es la que queremos que sea, ni aun cuando nos la imaginamos porque no podemos verla. Triste existencia la del novato de la vida y experimentado del vivir.

1 comentarios:

Delaverobum dijo...

waw! kiero pasear por esta calle! es de ensueño!!!